MAscotas, Animales y Plantas
Mascotas, Animales y Plantas

Aloe Vera, tu mejor aliada…

Aloe Vera

Esta planta con propiedades curativas milagrosas ha sido usada desde hace siglos por muchas culturas debido a sus múltiples beneficios para la salud y la belleza.

La sábila es gentil y refrescante en la piel y tan provee alivio para algunos problemas digestivos, son muchos los beneficios que se le atribuyen, tanto así que hasta la han incluido en el grupo de las llamadas maravillas naturales para la salud.

Uno de los principales beneficios para la salud son el desinflama torio y humectante, además contiene enzimas, minerales y vitaminas, lo más interesante es que es una planta que puedes sembrar en casa y se encuentra fácil y a bajo costo.

En el antiguo Egipto, era de uso frecuente, Cleopatra lo usaba como ingrediente esencial en sus fines médicos y de belleza.

Usos y aplicaciones del Aloe

El Aloe vera es usado tanto artesanal como industrialmente para la fabricación de zumos, geles y otros artículos de belleza y cuidados de la piel es utilizado contra las quemaduras con fuego o por el sol, heridas, cortes o picadura de insectos, el uso frecuente de esta planta alivia la irritación y el dolor acelerando la cicatrización y regenerando los tejidos.

Como uso interno en el organismo el Aloe es un regenerador potente que activa la producción de enzimas digestivas y por ese efecto re-equilibra la flora intestinal.

Limpia nuestros intestinos y equilibra el PH intestinal, mejora el sistema inmunitario, limita niveles de glucosa en los casos de diabetes no insulina-dependientes.

El Aloe vera es un componente importante en muchos productos de belleza, debido a su gran acción penetradora en las capas de la piel, al mismo tiempo la acción de los nutrientes naturales, los minerales, las vitaminas, los aminoácidos y la enzimas estimulan la producción de nuevas células.

Cómo preparar gel de Aloe vera

 

Cortar una o dos hoja frescas (depende el tamaño y la cantidad que desee preparar).

  • Cortar la parte ancha final de la hoja y dejarla en forma vertical dentro de un recipiente para que escurra durante 20 o 40 minutos. Saldrá un líquido amarillo (látex).
  • Usa un pelador para retirar la piel de la cáscara
  • Con un cuchillo hacer cortes horizontales sobre la pulpa transparente.
  • Usa una cuchara para sacar el gel en cubos y deposítalos en un tazón.
  • Introduce todos los cubos de Aloe en la licuadora y mezcla a baja velocidad durante 30 segundos.
  • Esta mezcla si convierte en un líquido blanco espumoso, viértelo en un recipiente de vidrio y guárdalo en el refrigerador. Para mantener su frescura, utiliza el gel máximo dos semanas, luego debes hacer un nuevo lote.

angelica beltran